Patrimonio

Tabla de contenidos

Sepúlveda (a 17 km del hotel).

Sepúlveda está declarada conjunto histórico-artístico desde 1951 debido a si rico patrimonio, tanto civil como religioso y forma parte de la asociación Los pueblos más bonitos de España. Cuenta con un gran número de monumentos, muchos de ellos declarados Bien de Interés Cultural. 

Según el censo de 2022 la población del término municipal asciende a 1001 habitantes. Está situada en el entorno del parque natural de las Hoces del Río Duratón. En la localidad se encuentra el centro de interpretación del parque.

La gastronomía típica sepulvedana tiene una larga tradición en el cordero asado, el cordero lechal asado hecho en horno de leña, la sopa castellana y el bacalao. En repostería destaca el ponche segoviano o los bollos de la tierra.

Pedraza (a 33 km del Hotel)

Villa medieval amurallada, cuya rehabilitación motivó su declaración como Conjunto Histórico en 1951.

En los siglos XVI y XVII tuvo lugar la época de mayor esplendor del pueblo, y es de cuando datan la mayor parte de casas y palacetes. Esta prosperidad se debió en parte a la exportación hacia el norte de Europa de la lana de sus rebaños de ovejas merinas y a sus excelentes tejidos, capaces de competir con los mejores que se elaboraban en Flandes.

Lugares de interés: Puerta de la Villa (siglo XI), cárcel, Castillo y, especialmente, su Plaza Mayor porticada.
El carácter medieval de Pedraza ha servido de inspiración a múltiples directores de cine para el rodaje de sus obras en esta localidad, como por ejemplo Teresa de Jesús (1984), Los 3 mosqueteros (1973), Águila Roja (2009), etc. 

La gastronomía de la localidad corresponde a la tradicional de la provincia, destacando el cordero asado, el judión de la Granja, el cochinillo asado o el ponche segoviano.

Maderuelo (a 33 km del Hotel)

Villa medieval situada sobre un alargado espolón que bordea el curso del río Riaza, en el área correspondiente al extremo oriental de la sierra de Pradales o Serrezuela. Al norte y al este tiene el embalse de Linares del Arroyo, construido en 1951.

El conjunto ofrece un interés indudable como ejemplo representativo de burgo medieval defensivo de fuerte impacto paisajístico. Maderuelo está dentro de la asociación “Los Pueblos Más Bonitos de España”. 

Ayllón (a 31 km del Hotel).

Villa medieval emblemática y conjunto Histórico Artístico desde 1973. Hermanada con Sainte Moure de Touraine, localidad al norte de Francia.

Famosa por su plaza porticada y por una gran colección de monumentos: El Puente sobre el río Aguisejo, la puerta de “El Arco”, palacio de los Contreras, la Fuente (en la Plaza Mayor, mandada construir en 1862 para conmemorar el IV centenario del descubrimiento de América), Iglesia de San Miguel, iglesia de Santa María la Mayor, palacio del Obispo Vellosillo, etc. 

Turégano (a 46 km del Hotel)

Villa que se asienta sobre un antiguo castro arévaco, posteriormente romanizado. Destacan las iglesias de San Miguel y de Santiago. Esta última escondió durante siglos detrás de su retablo rococó un ábside románico descubierto de forma casual en la década de los noventa.

A los pies del castillo se abre su magnífica plaza porticada, denominada ‘La plaza de los cien postes’. Se viste de coso taurino de forma cuadrada durante las fiestas en honor al Dulce nombre de María, celebradas el primer fin de semana de septiembre.

El río Mulas atraviesa la villa y riega las huertas que dan verdor al núcleo central de la localidad. Antiguamente también abastecía a los diversos caños que hay en la localidad, destacando el conocido como El Pilón, construido en la época de Carlos III a las puertas de la iglesia de Santiago. Este arroyo fluye hasta el pinar para más tarde desembocar en el cercano río Cega, pinar que alberga el Museo Forestal, emplazado en la denominada Casa del Ingeniero y que recuerda a los antiguos oficios forestales como el resinero.

Gracias a ser encrucijada de caminos, la feria de ganado de San Andrés de Turégano, celebrada a finales de noviembre, ha sido cita obligatoria para feriantes y mercaderes durante décadas, hoy reconvertida en muestra de maquinaria agrícola y feria gastronómica y de artesanía. 

Fuentidueña (a 48 km del Hotel)

Villa de origen prerromano, declarada Conjunto de Interés Cultural. En ella se localizó una necrópolis de la época celtibérica. De la época romana también consta la existencia de una villa y un asentamiento rústico. 

Situada sobre quebradas laderas y fortificada en época románica por gruesas murallas con varias puertas, entre las que destaca la de Alfonso VIII, varios torreones y coronadas por un castillo, hoy en ruinas. En esta zona, también podemos contemplar la iglesia en ruinas de San Martín y una necrópolis de tumbas antropomorfas excavadas en la roca.

Destaca la iglesia parroquial de San Miguel, gran ejemplo del románico segoviano, con un excelente pórtico de ocho vanos y unos magníficos capiteles de gran variedad temática. Las ruinas del Hospital de la Magdalena o la portada del palacio de los condes de Obedos o el puente medieval sobre el río Duratón.

Destacan las bodegas excavadas en la roca. Se componen de un cañón, normalmente en descenso y varios nichos donde se fermenta y almacena el vino

Del entorno hay que destacar el embalse de las Vencías, precioso paraje que también nos ofrece la posibilidad de realizar turismo de ocio y aventura, y las cuevas y manantial del Salidero.

Prádena (a 22 km del Hotel)

En las faldas de Somosierra un pueblo típicamente castellano que destaca por su acebal, considerado el mayor bosque de acebos del Sistema Central.

El municipio también es conocido por la iglesia de San Martín de Tours, la ermita de San Roque y su rica gastronomía, siendo la caldereta de cordero su plato más representativo.

Junto al pueblo se encuentra La Cueva de los Enebralejos, la más importante de las conocidas en la provincia de Segovia y está declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Zona Arqueológica. Desde su entrada nos presenta la belleza de sus salas y galerías, adornadas con un espléndido conjunto de concreciones calcáreas: estalactitas, estalagmitas, columnas, coladas, etc.
Nos encontramos también con numerosas muestras del uso de la cueva como necrópolis por nuestros antepasados del calcolítico en forma de pinturas y grabados que han sido datados aproximadamente del año 2500 A.C. 

Prádena (a 22 km del Hotel)

En las faldas de Somosierra un pueblo típicamente castellano que destaca por su acebal, considerado el mayor bosque de acebos del Sistema Central.

El municipio también es conocido por la iglesia de San Martín de Tours, la ermita de San Roque y su rica gastronomía, siendo la caldereta de cordero su plato más representativo.

Junto al pueblo se encuentra La Cueva de los Enebralejos, la más importante de las conocidas en la provincia de Segovia y está declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Zona Arqueológica. Desde su entrada nos presenta la belleza de sus salas y galerías, adornadas con un espléndido conjunto de concreciones calcáreas: estalactitas, estalagmitas, columnas, coladas, etc.
Nos encontramos también con numerosas muestras del uso de la cueva como necrópolis por nuestros antepasados del calcolítico en forma de pinturas y grabados que han sido datados aproximadamente del año 2500 A.C. 

La Ruta del Color: pueblos rojos, amarillos y negros

La diversidad geológica de esta zona nos sumerge en la Ruta del color. Un viaje colorista y lleno de contrastes por la falda y las laderas de la Sierra de Ayllón. Esta preciosa ruta por la provincia de Segovia nos descubre los pueblos Rojos de arenisca ferruginosa, los pueblos Negros de pizarra y los pueblos Amarillos de cuarcita.

Comenzamos la ruta de los pueblos rojos en Riaza. Desde allí hay que coger la carretera SG-V1111. La primera parada en Alquité y después cogemos el desvío para conocer Martín Muñoz de Ayllón, aunque realmente estos dos más que rojos, son amarillos, merece la pena parar en ellos. Regresamos de nuevo a la carretera principal hasta llegar a Villacorta. A 3,5 km de ésta se encuentra la joya de la corona de los pueblos rojos de Segovia, Madriguera. Más adelante te encontrarás con Santibáñez de Ayllón y terminamos en el Grado del Pico llegando a la frontera con Guadalajara. 

Pueblos Amarillos 

Alquité, nombre de origen árabe, población asentada a 1.280 metros sobre una ladera en la que se levanta la Iglesia de San Pedro, cuyo punto más destacable es el pórtico y sus tres magníficas arquivoltas.
Martín Muñoz de Ayllón, famoso por las canteras de pizarra que se utilizaron para la cubierta del Palacio de la Granja y para el suelo de la Catedral de Segovia. Destaca la Iglesia de San Martín de Tours, patrono del lugar. 

Pueblos Rojos

Villacorta. Población levantada a 1.092 metros de altitud, en su centro se encuentra la Iglesia de Santa Catalina, que destaca por su pórtico románico y por un artesonado mudéjar del siglo XVI. Muy cerca, dos Palomares, un puente romano que cruza el río Vadillo, un molino restaurado y la Ermita de San Roque.
Madriguera. Con una altitud de 1.138 metros, fue un activo núcleo comercial y de servicios de la zona. Dispuso de Ayuntamiento, casino, farmacia. Su iglesia dedicada a San Pedro, con su espadaña, va acorde con su época de esplendor, en la que llegó a contar con 750 habitantes. Conserva preciosas balconadas de madera. En sus alrededores existe una antigua mina de caolín y una fuente de aguas ferruginosas.

Pueblos Negros

Becerril Se encuentra a 1.241 metros de altitud. Destaca la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, románica, con un ábside circular muy bien conservado y una tabla románica de gran belleza. En sus alrededores existieron minas de hierro y ampelita (un tipo de pizarra muy blanda) y una importante acebeda en la que se encuentran tejos, serbales y fresnos.
Serracín Se construye sobre la ladera del monte Pizarral, a una altitud de 1.230 metros. De su Iglesia de la Natividad sólo queda la espadaña. En el monte de Mingohierro se encontraba dos minas de plata y una de carbón piedra, así como una mina de pizarra en sus alrededores.
El Muyo Tenemos referencias de su existencia desde 1.587. Destaca la Iglesia de los Santos Mártires que conserva en su interior una cruz procesional gótica de las llamadas ‘degajos’ por la forma de los brazos que imitan troncos de árbol.
El Negredo En la Iglesia de Nuestra Señora del Vallehermoso, de origen románico, destaca su bello pórtico renacentista. Curiosamente se encuentra alejada del núcleo y la Ermita de Nuestra Señora del Rosario está en el interior del pueblo. 

Tembién te puede interesar

Descubra los principales puntos de interés cercanos a nuestro hotel y sumérgete en la belleza natural de la zona.