Naturaleza

Tabla de contenidos

Parque Natural Sierra Norte de Guadarrama

Cierra por el sur la provincia de Segovia y se prolonga, en el término municipal de Peguerinos, a la provincia de Ávila, formando parte del Sistema Central, gran cordillera de disposición zonal (E-W) que divide la meseta central de la península Ibérica.

El paisaje dominado por la potencia de la gran dorsal montañosa y la abundancia de bosques de pino silvestre que tapizan sus laderas, así como por la presencia de robledales, encinares y sabinares en las zonas más bajas, da cobijo a una importante fauna de excepcional valor, con alguna de las especies más emblemáticas de la península Ibérica como el águila imperial ibérica, el buitre negro o la cigüeña negra. 

Parque Natural de las Hoces del río Duratón

Más de 5.000 hectáreas de parque entre las localidades de Sepúlveda, Sebúlcor y Carrascal del Río en la provincia de Segovia. Un espectacular cañón con paredes de más de 100 metros de altura que el río Duratón ha excavado en la roca caliza.

El río Duratón nace en la provincia de Madrid al desprenderse por las cascadas de la chorrera de Litueros a más de 30 metros de altura. Discurre a lo largo de 106 km hasta Peñafiel para desembocar en el río Duero.

La visita más típica y fácil de realizar para visitar las hoces del Duratón es desde la localidad de Villaseca (a 27 km del hotel El Soto), desde donde parte un camino de tierra de 5 km que nos lleva hasta la ermita románica de San Frutos.

Es el hábitat natural de más de 195 especies de aves, como el buitre leonado, el águila real o la alondra de Dupont.

La presencia humana en esta zona data del 3000 a.C. De esta época sobreviven algunas pinturas rupestres, pero poco más. Sin embargo, existe un verdadero acervo histórico, en el que se pueden apreciar, sedimentadas, las 4 grandes culturas que poblaron esta tierra: romana, visigoda, árabey cristiana.

Parque Natural de las Hoces del Riaza

El río Riaza constituye el eje longitudinal del Espacio y, a lo largo de su recorrido de sureste a noroeste, se pueden distinguir tres grandes zonas. La primera, entre la localidad de Maderuelo y la presa de Linares del Arroyo, con un relieve relativamente suave, estando el río Riaza embalsado desde el año 1951. Entre la presa y el arroyo de El Casuar, con una longitud de 5,5 kilómetros, el río se ha encajado en las calizas formando un cañón calcáreo de hasta 150 metros de profundidad y entre 200 y 300 de anchura. Y, por último, a partir de dicho arroyo y hasta la localidad de Montejo de la Vega, el río abandona las calizas formando un valle disimétrico con una fértil vega en su fondo.
La vegetación del páramo es principalmente esteparia, con manchas de arbolado adaptado a la continentalidad del clima: sabinares, encinares y algunos quejigares. En contraste, el fondo del valle mantiene un soto fluvial muy interesante. Junto a la espectacularidad del paisaje, las aves son las que confieren a este Espacio su principal característica. La presencia de cortados calizos permite el asentamiento de una rica comunidad de aves de roquedo. Por otra parte, el embalse de Linares del Arroyo se convierte todos los años en la principal área provincial para la invernada de diversas especies de aves acuáticas. Las laderas y los escarpes rocosos están cubiertos por bosques de sabina albar, auténtico fósil viviente del terciario.
Para el avistamiento de aves existe el Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega de la Serrezuela, fundado por Félix Rodríguez de la Fuente en la década de los años 70, donde habita una de las colonias de Buitre Leonado más importantes de Europa
En la vega del río Riaza se encuentra la ermita de Casuar, iglesia románica del siglo XII parcialmente en ruinas, que fue declarada Bien de Interés Cultural en 1997, con la categoría de Monumento. También dentro del espacio se encuentran los restos de la iglesia de Linares del Arroyo, pueblo inundado por el embalse del mismo nombre, de estilo románico tardío y que, en función de la altura del agua del embalse, aparece más o menos inundada. Fuera del espacio, la mayor parte de los recursos histórico-artísticos se concentran en el núcleo de Maderuelo que, con la categoría de Conjunto Histórico, fue declarado Bien de Interés Cultural en 1993 por sus fragmentos de lienzos de la muralla, restos de torres, una puerta fortificada y dos iglesias románicas con añadidos posteriores, junto con una arquitectura popular singular.

La vegetación del páramo es principalmente esteparia, con manchas de arbolado adaptado a la continentalidad del clima: sabinares, encinares y algunos quejigares. En contraste, el fondo del valle mantiene un soto fluvial muy interesante. Junto a la espectacularidad del paisaje, las aves son las que confieren a este Espacio su principal característica. La presencia de cortados calizos permite el asentamiento de una rica comunidad de aves de roquedo. Por otra parte, el embalse de Linares del Arroyo se convierte todos los años en la principal área provincial para la invernada de diversas especies de aves acuáticas. Las laderas y los escarpes rocosos están cubiertos por bosques de sabina albar, auténtico fósil viviente del terciario. 

Para el avistamiento de aves existe el Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega de la Serrezuela, fundado por Félix Rodríguez de la Fuente en la década de los años 70, donde habita una de las colonias de Buitre Leonado más importantes de Europa

En la vega del río Riaza se encuentra la ermita de Casuar, iglesia románica del siglo XII parcialmente en ruinas, que fue declarada Bien de Interés Cultural en 1997, con la categoría de Monumento. También dentro del espacio se encuentran los restos de la iglesia de Linares del Arroyo, pueblo inundado por el embalse del mismo nombre, de estilo románico tardío y que, en función de la altura del agua del embalse, aparece más o menos inundada. Fuera del espacio, la mayor parte de los recursos histórico-artísticos se concentran en el núcleo de Maderuelo que, con la categoría de Conjunto Histórico, fue declarado Bien de Interés Cultural en 1993 por sus fragmentos de lienzos de la muralla, restos de torres, una puerta fortificada y dos iglesias románicas con añadidos posteriores, junto con una arquitectura popular singular. 

Cueva de los Enebralejos

Situada a 1 km. de la población de Prádena. Tiene 3.670 m. de longitud siendo la cavidad de mayor desarrollo conocido en el borde norte del Sistema Central. La cueva, en buen estado de conservación, se localiza en el karst de Prádena sobre dolomías y calizas de edad mesozoica. Presenta un desnivel de 13 metros, está estructurada en tres pisos (galerías altas, medias y bajas o del río) y tiene una gran importancia tanto arqueológica, espeleológica como turística, aparte de una impresionante belleza.

Fue utilizada como necrópolis durante el periodo Calcolítico, entre los años 2000 y 1800 a.C. y formó parte de un importante asentamiento en las primeras fases de la Edad de Bronce. Se han encontrado numerosos fragmentos de herramientas y cerámica, así como grabados y pinturas rupestres en las áreas de enterramiento.

En el exterior de la cueva se puede visitar, la reconstrucción de un poblado del periodo Calcolítico, recreación de la vida en aquella época, con demostraciones de la talla del sílex, la caza, el curtido de pieles o la fundición para fabricar útiles en cobre. 

Cueva de los Siete Altares

Es una pequeña cueva situada en la pared de la margen derecha del cañón formado por el río Duratón. Se cree que era lugar de refugio de ermitaños donde se practicaba el culto cristiano en época visigoda. Fue declarada bien de interés cultural en 1994.

La cueva es de muy reducidas dimensiones, apenas un covacho que presenta tallados en la roca caliza de una de sus paredes cuatro altares u hornacinas que, en todos los casos, semejan arcos de herradura y se encuentran decorados con figuras geométricas talladas o grabadas en la propia roca y resaltadas con pintura roja y negra. Frente a los altares del interior de la cueva existe una fosa excavada en la roca que probablemente fuese un modesto sepulcro para los monjes que atendían la iglesia.

El acceso no es sencillo, dado que hay que trepar por el roquedo, complicándose algo más en la bajada. 

Cascada de los Litueros

Es una de las cascadas más altas de la Comunidad de Madrid, se forma por la caída de las aguas procedentes de corrientes de las cimas, generando el llamado riachuelo del Caño, que desciende creando esta curiosa forma. Las aguas del Arroyo de las Pedrizas se funden con las de este riachuelo en el cauce del río Duratón.

De camino se puede apreciar la majestuosidad de la Dehesa Bonita, uno de los bosques con mayor encanto y variedad ecológica (abedules, tilos, cambroños, gambones, serbales…) y del histórico pueblo de Somosierra
Se puede realizar una visita guiada a las instalaciones de la cervecería donde explicarán las materias primas utilizadas y todos los procesos de elaboración: molienda, cocción, maceración, etc. Al finalizar la visita, se ofrece una cata maridaje de tres estilos diferentes para conocer la particularidad de cada variedad y cómo disfrutar de las propiedades sensoriales de una cerveza artesana en maridaje con tres quesos artesanales de la zona o tres embutidos ibéricos. Aprenderás a diferenciar colores, olores, sabores y texturas.  

Acebal de Prádena

Extensión de 60 hectáreas situadas más arriba del paso de la cañada Real Soriana Occidental, es el bosque de acebos más meridional de España. Además de los llamativos acebos, podemos encontrar impresionantes robles y sabinas centenarias y gran variedad de flora y fauna: el mirlo, el alcaudón real, el estornino negro y el ratón de campo.

Hayedo de la Pedrosa

En el término municipal de Riofrio de Riaza, en el Puerto de la Quesera, frontera natural entre las provincias de Guadalajara y Segovia, se localiza el bosque de hayas conocido con el nombre de Hayedo de la Pedrosa.

De 87 km2 de extensión y altura entre 1.500 y 1.700 metros, es uno de los bosques de hayas más meridionales del mundo. En su interior se encuentran árboles centenarios, retorcidos, llenos de musgo y líquenes que recuerdan a los bosques de los cuentos de hadas. En épocas otoñales el color de sus hojas cambia de tonos verdosos a tonos dorados, ofreciendo al visitante un espectáculo visual de extremada belleza. Añadido a la belleza de las hayas es de destacar la panorámica que se aprecia, pudiendo disfrutar de las vistas del Valle del rio Riaza, el embalse y el pueblo de Riofrio, Riaza y otros pueblos de la comarca. Ha sido incluido en la Red Natura 2000 como espacio natural de gran valor ecológico. 

Hayedo de la Pedrosa

Enebral/Sabinar de Hornuez

Es un magnífico bosque de Sabinas, con algunos ejemplares de grandes dimensiones. En este lugar se levanta el Santuario de Nuestra Señora del Milagro de Hornuez patrona de la Tierra de Maderuelo de influencia barroca del 1768.

La ermita de Nuestra Señora de Hornuez está situada a unos 2 Kms de la localidad de Moral de Hornuez. La tradición asegura que la imagen de la Virgen se apareció a unos pastores el 28 de Mayo de 1246. Para conmemorar tal suceso se construye una pequeña ermita. Posteriormente, entre los años 1768 y 1774, y ocupando el mismo lugar, se edifica la actual ermita, de estilo renacentista, planta de cruz griega y gran cúpula central.

La ermita se asienta en una pradera entre sabinas milenarias de gruesos y retorcidos troncos. Aquí se encuentran los ejemplares más antiguos de la zona y se concentran las más grandes sabinas albares de España, conformando el denominado espacio natural del Enebral o Sabinar de Hornuez. En este idílico entorno tiene lugar todos los años el último domingo de mayo una importante y multitudinaria romería. 

Cuevas y manantial del Salidero en Fuentidueña

Fuentidueña se caracteriza por la cantidad de manantiales que posee, cerca de una treintena (Fuente de Trascastillos, de Santa Cruz, de la Ladera, de Valcavado, de la Hontanilla, etc.)

En la zona conocida como El Salidero, la fuente de los caños y la cigüeña suman sus aguas a las de otros manantiales para formar el río Fuentes. En conjunto manan alrededor de 4.000 litros por segundo, que pasan por una piscifactoría antes de desembocar en el río Duratón.

De aquí se toma el agua para consumo de una treintena de pueblos de Segovia y Valladolid.

Destaca la rica vegetación de este pequeño ecosistema, antes controlada por el pastoreo del ganado.
Existen numerosas cuevas, pero destacamos La Cueva de la Cantera que es una antigua cantera, hoy en día en desuso. Una de las cuevas que ha quedado al descubierto se usa ahora como atracción turística. Es una cueva de roca caliza formada por acciones meteorológicas y de Karstificación.

Son varias grutas de varios kilómetros de continuidad, pero sólo se hacen rutas espeleológicas en dos de ellas. 

Cañada Real Soriana Occidental

Es una vía pecuaria o de ganado que recorre 700 km en diagonal por el centro de la península Ibérica. Arranca en la provincia de Soria y recorre parte de las provincias de Segovia, vila, Salamanca y Cáceres para terminar en la de Badajoz.

En la provincia de Segovia discurre en su mayoría en las faldas de la sierra, atravesando el término de varios pueblos pertenecientes a la Mancomunidad. A esta cañada también se la conoce como la cañada de la Vera de la Sierra.

La ganadería de la oveja fue el motor de la economía de estos pueblos durante siglos, lo que ha dejado huella en su gastronomía y tradiciones. Los hombres marchaban en noviembre con sus rebaños hacia tierras extremeñas, en busca de mejores pastos, para regresar en primavera.
En la localidad de Prádena se celebraba la Cencerrada de San Andrés (30 de noviembre), donde los mozos del pueblo se vestían con cencerros, badajos y esquilas, llenando el pueblo de sonidos a modo de despedida, ya que no verían a sus padres hasta su regreso, en primavera.

Además, hoy en día la Cañada Real Soriana Occidental, de titularidad pública, ha sido habilitada como “Camino natural”, de modo que está señalizada y puede recorrerse a pie, en bicicleta o a caballo en varias etapas. 

Tembién te puede interesar

Descubra los principales puntos de interés cercanos a nuestro hotel y sumérgete en la belleza natural de la zona.